Un regalo de despedida de soltera especial

Patricia no quería una despedida de soltera tradicional, así que ella misma nos convocó a una sesión de Spa y una comida de amigas. Ante esto, tampoco podíamos hacer algo tradicional, así que nuestro regalo fue único, especial y handmade.

El regalo era un “Decálogo de Felicidad (o un montón de cosas bonitas que quitan el sentído)” e iba en una caja grande con una tarjeta que explicaba de que se trataba y aparecían nuestros nombres:

Todos los paquetes, junto con la tarjeta seguían la misma estética combinando los rosas con el papel craft:

Cada paquete iba identificado con dos etiquetas: una que identifica el sentido al que se refería y el principio del decálogo que le correspondía;

Sentido: Sabor; Decálogo: Disfruta de un capricho
En su interior se encontraba una taza, con un bote con dos tipos de te y un montón de estupendas galletas.

Sentido: Vista; Decálogo: Recuerda bellos momentos
Dentro había una caja Wemories, que contenía fotos de cada una de nosotras con la novia con una dedicatoria.

Sentido: Tacto; Decálogo: No pierdas nota
El paquete contenía una Moleskine modificada.

Sentido: Olfato; Decálogo: Tómate tu tiempo para el relax
Dentro del envoltorio había neceser con un conjunto de productos de The Body Shop: crema corporal, gel, exfoliante, esponja, sobres de sales de baño de leche, y toallitas relajantes para hacerse  mascarillas faciales.

Sentido: Oído; Decálogo: Desgañítate cantando y suda de tanto bailar
El regalo era un Cd con sus canciones favoritas.

Sentido: Corazon; Decálogo: Deja que tu corazón lata fuerte
Dentro una litografía con el mensaje de “Esto no es un castillo, pero aquí vive una princesa”.

En los próximos post os enseño alguno de los regalos.
¡Os espero!