Té con galletas

El decálogo de felicidad que regalamos a una amiga en su despedida de soltera había un mensaje que hacía referencia al sentido de sabor y que decía “disfruta de un capricho”.

Acompañando el mensaje un poco de té, en un bote modificado, una taza a juego y unas galletas bonitísimas hechas por Mª José:

¡Qué pinta tienen! Son tan bonitas que da pena comérselas.